El Tiempo en Sabiñanigo (Huesca) | Meteosabi

Día: 13/12/2017  a las  11:50:00

Temperatura: -0,2°C  Sensación Térmica: -0,2°C  Humedad: 88 %  Viento: SSW V= 1,6 km/h  Lluvia: 0,0 mm

Está usted en: Inicio » Noticias

Paseo de la Estación | Calle Serrablo

( 26-09-2017 )

Paseo de la Estación  | Calle Serrablo

El nacimiento del Barrio de la Estación es conocido por diversos estudios relacionados con la historia de Sabiñánigo. Resumiendo: este Barrio fue un asentamiento humano fruto de la implantación de la estación del ferrocarril en 1893, el subsiguiente tráfico de viajeros al Balneario de Panticosa y la instalación de las fábricas EIASA en 1918 y Aluminio Español en 1925. Durante varios años se le llamó así como tal anejo del núcleo rural histórico situado en la vertiente Sur de los Capitiellos, ayuntamiento original hasta que en 1922 le pasó los papeles al Barrio que ya tenía más de 700 habitantes. Era lógico que las primeras casas se situaran al calor de la estación por la clientela de paso que generaba la misma y también lo era que, por motivos estratégicos, las fábricas se situaran en los terrenos más llanos y próximos al río Gállego. Las fábricas demandaban mucha mano de obra que tenía que venir de afuera, por lo que la vivienda se hizo apremiante. Así, el incipiente núcleo iba creciendo, con natural lógica, entre estación y fábricas, por donde el terreno lo permitía, salvando desniveles y barranqueras rocosas, formando un nexo urbano lineal de unos 800 metros.

calle Serrablo Sabiñánigo Huesca

A diferencia de los largos procesos sociales, económicos, culturales y demás vicisitudes que dieron lugar al nacimiento y formación de los pueblos a lo largo de la Historia, Sabiñánigo nace a principios del siglo XX por las razones citadas y, curiosamente, a modo de un decumanus maximus o eje Este-Oeste, antes carretera de Biescas hoy calle Serrablo, cuyo cruce en T con el cardus maximus o vial Norte-Sur, antes camino de Yebra hoy avenida de Huesca, daría lugar al foro, ahora plaza España, donde iba a ser el centro neurálgico del pueblo con su iglesia, ayuntamiento, casino, conciertos, ferias, etc. El “replanteo” inicial del Barrio de la Estación podría haber sido improvisado o desordenado por su propia y singular gestación, pero no fue así. Los primeros pobladores tuvieron el suficiente ingenio para fijar alineaciones y rasantes ajustadas al terreno, reflejo exacto de la actual calle Serrablo, así como para diseñar esta calle con un inusual y generoso ancho medio de 15 metros. Sin conocimientos urbanísticos pero teniendo claro el destino que le esperaba a Sabiñánigo, nuestros pioneros demostraron no solo cordura y sensatez sino, también, visión de futuro. La ordenación futura se iría adaptando a este decumanus lineal y, partiendo del mismo, se irían proyectando zonas de extensión a través de una nueva calle (la calle de arriba), General Ponte tras la guerra, Coli Escalona y Marqués de Urquijo a mediados de los 50 para crear el barrio Santiago; y a través de la Avenida de Huesca el barrio de Puente Sardas.

Este primer vial urbano fue tomando vida y se le llamó popularmente Paseo de la Estación. Dos años antes de finalizar la Guerra Civil se bautizó como calle General Franco y a partir de 1987 como calle Serrablo. Pero ahora, la calle más comercial y transitada por personas de todas las edades y capacidades y donde se recibe la mayor densidad de tráfico motorizado, se ha convertido en una fábrica de producir gases, ruidos, peligro para el peatón, suciedad en la calle y en fachadas. Tráfico que va en aumento y parece que el ciudadano lo tiene por normal a la vista del plácido solaz en los veladores, engañoso relax por molesto e insano, contemplando el desfile entrecruzado de coches, motos, furgonetas, camiones y autobuses, a la vez que por las aceras pasean los niños, normalmente con sus abuelos.

calle Serrablo actual Sabiñanigo Huesca

Con la resolución de los conflictos medioambientales no solo se obtienen espacios públicos accesibles, sanos y limpios sino que tal situación propicia y estimula el comercio de proximidad con sus ventajas: reducción del transporte, especialización, producto de origen más cercano, trato personalizado y, en general, da vida social a la calle. Está comprobado que en las zonas peatonales con accesos adecuados para aparcamiento y controlado el reparto de mercancías, aumenta el volumen de negocio, además de que se favorecen las relaciones humanas, lo cual siempre es calidad de vida, que es lo que hace falta. Pero esto lleva su tiempo... y sus costes.

calle serrablo actual Sabiñanigo Huesca

(Extracto del artículo de Leonardo Puértolas Coli publicado en el nº 175 de la revista Serrablo).