El Tiempo día a día en Sabiñánigo

Está usted en: Inicio » Sabiñánigo | Su Historia y su Cultura

Su Historia

Escudo de la ciudad de Sabiñánigo (Huesca)

El municipio de Sabiñánigo se ubica en la depresión longitudinal que se intercala entre las sierras interiores y exteriores pirenaicas, próximas al cauce del río Gállego. Abarca valles diferentes y está conformado por 82 pueblos agregados, de los cuales 54 están habitados.

El término municipal tiene una extensión de 582.8 Km2 y una población de 10.000 habitantes, siendo la ciudad de Sabiñánigo quien ejerce la capitalidad municipal y comarcal.

Sus orígenes se remontan a la época de Augusto; se construyó una calzada romana que se dirigía a los ya célebres baños termales del actual Balneario de Panticosa. A raíz de este vial, se estableció hacia el siglo II d.C. una villa denominada Sabiniacum que con funciones militares se encargaba de vigilar el paso por la calzada y el mantenimiento de la misma. Un general romano llamado Calvisio Sabino, responsable de batallas de pacificación del Pirineo; se estableció en este enclave ,aportando así su nombre. El lugar se denominaría Sabiniacum.

A principios del siglo XI, y dentro del marco de la Corona de Aragón, se nos muestra con el nombre de Savignaneco. Hacia 1137, en plena época medieval, ya se cita la condición de villa de realengo, categoría que mantendría siglos después. Desde esta época el enclave gozaría de privilegios y no estaría subyugado a ningún señor particular. Sin embargo, ya en la época Moderna, perdió esta condición aventajada y parte de su desarrollo.

A final de la Edad Media, Fernando el Católico intervino en la zona para fijar los límites del término municipal de Sabiñánigo.

En el siglo XVI se describe a esta localidad como un pueblo pequeño con una veintena de casas que subsiste de la agricultura y ganadería. Esta situación se mantiene hasta finales del siglo XIX; la llegada del ferrocarril fue el punto de partida para el crecimiento y desarrollo industrial de Sabiñánigo.

Foto antigua de Sabiñánigo (Huesca)

Sabiñánigo Ayer

Sabiñánigo Ayer

Sabiñánigo depende de la agricultura y ganadería hasta la llegada del siglo XX. En los comienzos de siglo se inicia el despegue de Sabiñánigo con la construcción de la estación de ferrocarril que va a suponer un cambio de rumbo de cara al futuro.

Inicialmente la estación ferroviaria se convirtió en el apeadero más próximo para llegar a los Baños de Panticosa, que en esa época gozaban de gran actividad y renombre. Así, comenzaron a surgir las primeras fondas y alojamientos para visitantes, al igual que líneas rudimentarias de transporte a base de carros.

Años más tarde la ubicación de Sabiñánigo y su conexión férrea llamaron la atención de las primeras industrias que acabarían instalándose (Energía e Industrias Aragonesas en 1918 y Aluminio Español en 1925). La proximidad de Francia por un lado y las centrales hidroeléctricas al pie del Pirineo, fueron los principales factores que propiciaron la llegada de la actividad industrial en la zona.

En 1952 se inaugura la fabrica Celulosas del Pirineo convirtiéndose en 1965 en fabrica de Fósforos del Pirineo. La expansión demográfica continúa a remolque del desarrollo industrial y a partir de los 60 se crean nuevas fábricas de producción y distribución de productos químicos-orgánicos y a final de siglo de productos farmacéuticos.

En el año 1900 la población de Sabiñánigo ascendía a 280 habitantes y fue aumentando progresivamente hasta mitad de siglo con un censo de 2.885 habitantes. En las décadas de los 50 a los 70 la población se triplicó hasta 8.608 habitantes, debido al éxodo rural de los pueblos de alrededor y su colocación en las fábricas de la localidad. A partir de 1970 hay un aumento sostenido e incluso estancado coincidente con el frenazo en la industrialización, hasta 9.917 habitantes que reduce a 8.295 en la última década del siglo.

Este municipio sufrió los desastres de la Guerra Civil, siendo testigo de enfrentamientos y bombardeos que sufrió la localidad. En la actualidad se pueden visitar trincheras localizadas en puntos estratégicos.

Sabiñánigo Ayer

Sabiñánigo Hoy

Sábiñanigo con más de 10.000 habitantes y situada en un punto estratégico entre los valles del Aragón y de Tena, se ha convertido en una ciudad en la que la industria, el sector servicios y el turismo coexisten de manera armónica ofreciendo prosperidad y calidad de vida.

En los primeros años del siglo XXI las transformaciones que se han producido en el conjunto de la economía, han dado lugar al crecimiento del sector terciario contribuyendo a una necesaria diversificación económica que permita disminuir el riesgo de depender en exclusiva de un solo sector económico, así actividades industriales que están en el origen del crecimiento y consolidación de Sábiñanigo en el siglo XX dejan paso a actividades propias del sector terciario de forma complementaria.

La grave recesión económica que sufrimos en la actualidad ha generado altos niveles de desempleo y un incremento de la precariedad laboral.

Sábiñanigo denominada "Puerta del Pirineo"; encuadrada en un entorno natural y paisajístico de interés turístico, nos muestra su gran riqueza cultural y etnológica que puede conocerse en sus museos y expresiones artísticas a lo largo de todo su territorio: Museo Ángel Orensaz y Artes del Serrablo, Museo Nacional de Dibujo Julio Gavin; Castillo de Larres, Molino Periel , Parque Pirenarium…..etc.

Vista general de la Ciudad de Sabiñánigo (Huesca)

Se ha realizado una importante labor de restauración y conservación de la cultura y arquitectura populares por parte de Amigos del Serrablo, que han propiciado la Ruta del Serrablo en la que se pueden visitar las restauradas iglesias del Serrablo que datan de los siglos X y XI.

Sábiñanigo cuenta con un importante elenco de actividades deportivas, algunas de carácter municipal y otras organizadas por los clubs deportivos de la localidad, y de interés nacional como la Media Maratón de Sábiñanigo, motocros, la cicloturística Quebrantahuesos, la Puyada, concentraciones de motos, ferias de caza….etc.

Lugares con Encanto en Sabiñánigo

Balneario de Panticosa
Balneario de Panticosa
Estaciones de esquí Aramón: Formigal y Panticosa
Estaciones de esquí Aramón: Formigal y Panticosa
Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido
Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido
Parque Faunístico de "Lacuniacha"
Parque Faunístico de "Lacuniacha"
Marcha cicloturística Quebrantahuesos
Marcha cicloturística Quebrantahuesos
Romería de Santa Orosia
Romería de Santa Orosia
Monumentos Megalíticos en el Alto Gállego
Monumentos Megalíticos en el Alto Gállego
Centro de Interpretación los Glaciares de Senegüé
Centro de Interpretación los Glaciares de Senegüé
Centro de Interpretación de La Pez en Yésero
Centro de Interpretación de La Pez en Yésero
Museo Ángel Orensanz y Artes del Serrablo
Museo Ángel Orensanz y Artes del Serrablo
Museo Nacional de Dibujo Julio Gavín
Museo Nacional de Dibujo Julio Gavín
Museo Harinera "La Dolores" de Caldearenas
Museo Harinera "La Dolores" de Caldearenas
Las Iglesias del Serrablo
Las Iglesias del Serrablo
Exposición de Arte Sacro
Exposición de Arte Sacro
La Torraza de Biescas
La Torraza de Biescas

La Comarca del Alto Gállego

Agenda Actividades

Logo de la comarca del Alto Gállego

La comarca del Alto Gállego está ubicada en el Prepirineo aragonés y vertebrado por el río Gállego, del que toma su nombre. Consta de ocho municipios: Sallent de Gállego, Panticosa, Hoz de Jaca, Yésero, Biescas, Yebra de Basa, Caldearenas y Sabiñánigo; tiene una extensión de 1359Km², una población de 14480 habitantes y Sabiñánigo ostenta la capitalidad y cabecera de comarca. Desde el año 2001 está constituida como Administración Comarcal que presta servicios a vecinos, ayuntamientos y entidades, en base a las competencias transferidas.

El paisaje natural es variado y condicionado por factores históricos, geográficos y climáticos; originando biodiversidad foral y faunística característica de los diferentes ecosistemas. El clima es variado dependiendo de la altitud y latitud y es frecuente en Sabiñánigo el fenómeno de inversión térmica.

Cortillas (Huesca)

Históricamente los primeros asentamientos datan de la época de la romanización; aunque la existencia de dólmenes en la zona evidencia la presencia del hombre en épocas anteriores. En la época mozárabe se construyen iglesias y monasterios que perduran en la actualidad y se denominan “las Iglesias del Serrablo”, de gran valor artístico y cultural.

En 1054 reinando Ramiro I surge la primera denominación de “Serrablo” y en esta época tiene relevancia el ramal secundario del Camino de Santiago que entrando por Portalet se encamina hacia Jaca. A partir del siglo XIII las tierras del Alto Gállego van a conformar un territorio plenamente integrado en Aragón.

Del siglo XVI al XIX sufrieron tres conflictos bélicos: ataque de gascones luteranos llegados del exterior que fueron derrotados, la guerra de Sucesión española y la guerra de Independencia que hizo sentir sus efectos negativos en estas tierras. En esta época sufrieron continuos saqueos y ataque de bandoleros.

La Guerra Civil adquiere protagonismo en la comarca siendo escenario de cruentas batallas; los años de posguerra fueron duros y Sabiñánigo con su desarrollo industrial provocó un éxodo rural que en muchos casos llevó al abandono de los pueblos; por tanto la agricultura y ganadería de la zona sufre un detrimento en favor de la industria emergente.

Piedrafita de Jaca

En el valle de Tena se producen dos circunstancias que van a provocar cambios drásticos en sus modos de vida: la construcción de las estaciones de esquí de Formigal y Panticosa y la de los pantanos de Búbal y Lanuza en los 70. Estos hechos marcan un cambio de rumbo en la economía del valle, desplazando el turismo a la actividad agrícola y ganadera, transformando la imagen de la zona.

A mediados de la década de los 70, Sabiñánigo sufre una fuerte crisis industrial estancándose su crecimiento económico y demográfico; se supera con la reconversión industrial y con la incorporación de nuevas industrias. Este auge coincidente con el asentamiento de población inmigrante en la zona incrementó notablemente la población residente. Al inicio del presente siglo se sufre recesión económica y laboral provocando la crisis actual.

Cada periodo histórico ha sembrado el territorio de manifestaciones culturales y artísticas; y guarda un legado de tradición oral, música tradicional, dances, romerías…etc ,que enriquecen y dan identidad a este territorio.La inmejorable situación comarcal hace posible realizar todo tipo de actividades deportivas y recreativas en un entorno natural inmejorable.

Pirineos: 'El Alto Gállego'

© Comarca del Alto Gallego

Piedrafita de Jaca